16/11/17

Aneurismas y testosterona [16-11-17]


Aneurismas y testosterona

En el momento actual no existen tratamientos farmacológicos de probada eficacia para tratar los aneurismas y la intervención quirúrgica es la única terapia


E.P.- Las hormonas sexuales masculinas circulantes en sangre, como la testosterona y la dihidrotestosterona, son las responsables de una mayor susceptibilidad de los hombres a desarrollar aneurisma aórtico abdominal, según un estudio de la Universidad de Kentucky que se ha hecho público en las jornadas científicas de la Sociedad Americana de Investigación sobre Patologías que se celebra estos días en San Diego (Estados Unidos).

Según los expertos, los hombres poseen cuatro veces más riesgo que las mujeres de padecer aneurismas aórticos abdominales, que se estiman son la causa de la muerte del 4 por ciento de las personas mayores de 65 años, aunque los mecanismos de esta alta incidencia no se han descubierto. Los investigadores informan ahora de que la respuesta se encuentra en las hormonas sexuales masculinas.

Los investigadores descubrieron que al eliminar los andrógenos circulantes de animales de experimentación machos, incluyendo la testosterona y la dihidrotestosterona, disminuyó el riesgo de aneurisma hasta coincidir con el de las hembras, mientras que proporcionar a las hembras estas mismas hormonas sexuales masculinas aumentó su riesgo hasta niveles similares a los de los machos.

Los científicos proporcionaron a los animales angiotensina II que provoca el desarrollo de aneurismas aórticos abdominales. Los animales macho tienen tres veces más susceptibilidad a desarrollar los aneurismas inducidos por la angiotensina que las hembras que reciben el mismo agente.

Los investigadores descubrieron que proporcionando las hormonas sexuales masculinas a los animales hembra a la vez que una inyección de angiotensina provocaba que la susceptibilidad de las hembras a la enfermedad se asimilara a la de los machos.

Los resultados mostraron que la administración de testosterona elevó la incidencia de desarrollar aneurismas un 55 por ciento en las hembras y la dihidrotestosterona elevó la incidencia en un 67 por ciento. Además, las hembras a la que se proporcionó las hormonas masculinas sexuales desarrollaron aneurismas más graves en comparación con las hembras tratadas con placebo.

El objetivo de los científicos ahora es descubrir el elemento con el que se unen las hormonas sexuales masculinas que media esta diferencia con la esperanza de desarrollar fármacos que puedan ser útiles para disminuir la incidencia de los aneurismas letales. Según los expertos, en la actualidad no existen tratamientos farmacológicos de probada eficacia para tratar los aneurismas. El único tratamiento existente es la cirugía cuando el riesgo de muerte debido a una posible rotura del aneurisma se juzga que supera el riesgo de la intervención quirúrgica.

9/11/17

El síndrome de Cotard

El síndrome de Cotard

El síndrome de Cotard

Hablamos del extraño síndrome de Cotard, por el cual las personas que lo sufren creen estar muertas, que han perdido algunos de sus órganos vitales o están podridos.

El síndrome de Cotard

Hablamos del extraño síndrome de Cotard, por el cual las personas que lo sufren creen estar muertas, que han perdido algunos de sus órganos vitales o están podridos.


Descrito por primera vez en 1880 por el neurólogo parisino Jules Cotard, este síndrome se caracteriza porque las personas que lo sufren creen estar muertas, que han perdido algunos de sus órganos vitales o están podridos: por ejemplo hay un caso de un hombre que creía que su cerebro estaba muerto y declaró que iba al médico para probar que estaba muerto, o una mujer que tras una operación de cáncer de mama creía que ya no tenía corazón o pulmones (ya que estos se habían podrido y extirpado durante la operación y a partir de ese punto ya no era capaz de sentir emociones porque todos sus órganos se estaban pudriendo y petrificando).

Esta ilusión puede derivar en otros autoengaños no voluntarios como creer que el resto de gente está muerta, esto es menos frecuente; también es muy común creer que eres inmortal ya que estás muerto, lo cual te puede llevar a tener conductas peligrosas para tu integridad.

¿Qué causa el síndrome? No se sabe exactamente, pero tenemos algunos datos: por ejemplo que gran parte de estos pacientes antes de tener el síndrome, es muy frecuente que tuvieran  depresión u otros problemas como esquizofrenia.

¿Significa esto que es común que la gente depresiva o esquizofrénica tenga el síndrome de Cotard? No.

Es un síndrome muy infrecuente que, por ejemplo, en dos estudios sobre pacientes esquizofrénicos se vio que entre 0,62-0,87% de los pacientes tenían además el síndrome de Cotard. Y de hecho, existen solo alrededor de 100 casos documentados en más de un siglo desde que se describió el síndrome.

Una cosa que suele ocurrirles a estos pacientes es que hubiera una sensación real de malestar que podría ser el origen de la ilusión engañosa involuntaria: había un hombre con el síndrome que creía que tenía los intestinos podridos y en verdad tenía un cierto problema en el aparato digestivo, o la mujer que la operaron en el pecho y a raíz de la operación empezó a sentir el pecho petrificado al desarrollar el síndrome.

Y aunque no sabemos exactamente los mecanismos neurobiológicos por los cuales se produce, se ha visto que en bastantes partes del córtex cerebral hay una disminución de la actividad, y estas zonas se sabe que son importantes en la  consciencia de uno mismo. Y aparte se cree que hay una desregulación de los neurotransmisores serotonina y dopamina porque el síndrome de Cotard responde bien a ciertos tratamientos, entre ellos farmacológicos, que estabilizan los niveles de estos transmisores.

Así que paradójicamente tenemos tratamiento para un problema del cual todavía no sabemos la causa. Pero lo más grave es que al tratarse de un síndrome tan poco frecuente es poco conocido y el diagnóstico correcto puede tardar mucho. Y el tiempo es clave para evitar que estos pacientes que suelen tener también otros problemas, desarrollen comportamientos peligrosos para sí mismos porque son gente que está sufriendo mucho y que se creen que están muertos, lo cual es muy mala combinación.

Resulta clave un rápido diagnóstico, conocer la enfermedad, etc. Y es que estos casos son una clara prueba de que una buena cultura científica también salva vidas.

Descrito por primera vez en 1880 por el neurólogo parisino Jules Cotard, este síndrome se caracteriza porque las personas que lo sufren creen estar muertas, que han perdido algunos de sus órganos vitales o están podridos: por ejemplo hay un caso de un hombre que creía que su cerebro estaba muerto y declaró que iba al médico para probar que estaba muerto, o una mujer que tras una operación de cáncer de mama creía que ya no tenía corazón o pulmones (ya que estos se habían podrido y extirpado durante la operación y a partir de ese punto ya no era capaz de sentir emociones porque todos sus órganos se estaban pudriendo y petrificando).

Esta ilusión puede derivar en otros autoengaños no voluntarios como creer que el resto de gente está muerta, esto es menos frecuente; también es muy común creer que eres inmortal ya que estás muerto, lo cual te puede llevar a tener conductas peligrosas para tu integridad.

¿Qué causa el síndrome? No se sabe exactamente, pero tenemos algunos datos: por ejemplo que gran parte de estos pacientes antes de tener el síndrome, es muy frecuente que tuvieran  depresión u otros problemas como esquizofrenia.

¿Significa esto que es común que la gente depresiva o esquizofrénica tenga el síndrome de Cotard? No.

Es un síndrome muy infrecuente que, por ejemplo, en dos estudios sobre pacientes esquizofrénicos se vio que entre 0,62-0,87% de los pacientes tenían además el síndrome de Cotard. Y de hecho, existen solo alrededor de 100 casos documentados en más de un siglo desde que se describió el síndrome.

Una cosa que suele ocurrirles a estos pacientes es que hubiera una sensación real de malestar que podría ser el origen de la ilusión engañosa involuntaria: había un hombre con el síndrome que creía que tenía los intestinos podridos y en verdad tenía un cierto problema en el aparato digestivo, o la mujer que la operaron en el pecho y a raíz de la operación empezó a sentir el pecho petrificado al desarrollar el síndrome.

Y aunque no sabemos exactamente los mecanismos neurobiológicos por los cuales se produce, se ha visto que en bastantes partes del córtex cerebral hay una disminución de la actividad, y estas zonas se sabe que son importantes en la  consciencia de uno mismo. Y aparte se cree que hay una desregulación de los neurotransmisores serotonina y dopamina porque el síndrome de Cotard responde bien a ciertos tratamientos, entre ellos farmacológicos, que estabilizan los niveles de estos transmisores.

Así que paradójicamente tenemos tratamiento para un problema del cual todavía no sabemos la causa. Pero lo más grave es que al tratarse de un síndrome tan poco frecuente es poco conocido y el diagnóstico correcto puede tardar mucho. Y el tiempo es clave para evitar que estos pacientes que suelen tener también otros problemas, desarrollen comportamientos peligrosos para sí mismos porque son gente que está sufriendo mucho y que se creen que están muertos, lo cual es muy mala combinación.

Resulta clave un rápido diagnóstico, conocer la enfermedad, etc. Y es que estos casos son una clara prueba de que una buena cultura científica también salva vidas.

1/11/17

Analizarán los beneficios del ejercicio físico durante los brotes de Esclerosis Múltiple [1-11-17]


Analizarán los beneficios del ejercicio físico durante los brotes de Esclerosis Múltiple

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica y neurodegenerativa del sistema inmune. Actualmente, tiene una prevalencia de entre 50 y 70 casos por cada 100.000 habitantes en España, lo que sitúa al país en una franja de prevalencia media-alta a nivel mundial. En los últimos años, los profesionales sanitarios están observando un aumento de la prevalencia sobre todo en el género femenino. Además, hay que tener en cuenta que es una enfermedad que afecta a la gente joven, puesto que el diagnóstico se suele realizar entre los 20 y los 50 años, constituyendo la segunda causa más importante de discapacidad entre jóvenes europeos.

Investigadores del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid pondrán en marcha un estudio para comprobar los beneficios del ejercicio físico con estimulación vibratoria durante los primeros brotes de Esclerosis Múltiple.

Como explica en palabras recogidas por DiCYT Patricia Mulero, miembro del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, hasta en un 85 por ciento de los casos la enfermedad se desencadena en forma de brotes, episodios de disfunción neurológica reversible, completa o incompletamente, producidos por un trastorno inflamatorio a nivel de Sistema Nervioso Central.

“En esta fase inicial todavía hay mecanismos compensatorios y capacidad de remielinización, lo que hace que la discapacidad sea reversible”, apunta la experta, quien recuerda que es en una fase posterior “en la que se produce un acúmulo progresivo de discapacidad, un proceso de neurodegeneración en la que los mecanismos iniciales de compensación y remielinización se pierden”, mientras que la relación existente entre estos dos procesos de la enfermedad, los brotes y la progresión, “no está claro del todo”.

Los fármacos disponibles hoy en día para tratar la enfermedad permiten controlar los brotes y parecen ser menos efectivos a la hora de controlar la progresión de la enfermedad. Sin embargo, “estudios epidemiológicos y prospectivos hacen hincapié en que los brotes son importantes, una de las causas más significativas de la discapacidad futura, por lo que queremos subrayar la importancia de controlar y tratar el brote”, asegura Mulero.

El tratamiento que se realiza en la actualidad de estos brotes se basa en dosis altas de corticoides tanto por vía intravenosa como por vía oral, “a partir de la evidencia mostrada en los ensayos clínicos que demuestran que los corticoides acortan la duración del brote pero no modifican su pronóstico, es decir, la discapacidad final del brote”.

En cuanto al ejercicio físico, “hay pocos estudios al respecto y con importantes limitaciones metodológicas, pero parecen apuntar a que el ejercicio físico durante el brote, como terapia adyuvante a los corticoides, puede mejorar la discapacidad final que el brote cause”. Hasta hace algunos años, el ejercicio físico era desaconsejado a las personas con Esclerosis Múltiple porque se creía que empeoraban los síntomas, pero cada vez “son más evidentes los beneficios que puede ocasionar y actualmente existen guías y recomendaciones para estos pacientes”, relata la experta.

Entre otros mecanismos por los cuáles el ejercicio físico puede favorecer el estado de los pacientes con enfermedades autoinmunes y, en concreto, con Esclerosis Múltiple, se ha observado que el ejercicio aumenta la secreción de factores neurotróficos, proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas y que se relacionan con el pronóstico final del brote.

Con estas evidencias, los investigadores del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid plantean como hipótesis que el ejercicio físico como terapia adyuvante al tratamiento estándar esteroideo, producirá una recuperación más rápida y más completa del brote en comparación con la terapia estándar. Los investigadores también creen que el ejercicio físico originará un descenso en las proteínas inhibidoras de la mielina y favorecerá un aumento en la expresión de genes relacionados con los factores neurotróficos.

Para contrastar o refutar estas hipótesis, reclutarán 110 pacientes de la Unidad de Esclerosis Múltiple, todos ellos en fase remitente-recurrente y en brote, y establecerán dos grupos terapéuticos. A 55 de ellos se les administrará el tratamiento estándar y a otros 55 se les aplicará la terapia estándar y además ocho semanas de ejercicio físico sobre plataforma vibratoria. Para valorar los cambios que el ejercicio físico puede producir en estos pacientes, se realizarán diversos estudios al inicio del proceso, a los 30 y a los 60 días. En concreto, se llevarán a cabo estudios clínicos, radiológicos, biológicos, biomecánicos y un estudio oftalmológico en estos pacientes.

El trabajo se ha presentado durante las segundas Jornadas sobre Investigación Médica Traslacional que organiza la Unidad de Apoyo a la Investigación del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. (Fuente: Cristina G. Pedraz/DICYT)

30/10/17

- La enfermedad de Parkinson

- La enfermedad de Parkinson: La enfermedad de Parkinson Es la segunda enfermedad neurodegenerativa más común, después del alzhéimer. ¿Por qué sucede? muyinteresante.e...

26/10/17

El riesgo de accidente cerebrovascular podría aumentar en la primera hora tras consumir alcohol [26-10-17]


El riesgo de accidente cerebrovascular podría aumentar en la primera hora tras consumir alcohol

Pero beber con moderación parece que es beneficioso en el tiempo, señalan investigadores


Durante alrededor de una hora después de beber incluso una cantidad reducida de alcohol, el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) aumenta, sugiere un pequeño estudio preliminar.

Pero aunque tal vez el riesgo aumente durante ese periodo corto, los investigadores anotaron que consumir alcohol con moderación a largo plazo podría en realidad reducir el riesgo de ataque cardiaco y ACV.

"El riesgo de accidente cerebrovascular isquémico podría elevarse temporalmente en las dos horas después de consumir tan poco como una ración de cerveza, vino o licor", apuntó la investigadora principal Elizabeth Mostofsky, miembro de la unidad de investigación de epidemiología cardiovascular del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston.

Sin embargo, una prueba concluyente sobre la asociación entre el consumo de alcohol y el riesgo agudo de ACV requeriría de un ensayo clínico a largo plazo, añadió.

"Aún así, estos resultados sugieren que hay un riesgo agudo elevado de accidente cerebrovascular isquémico que podría ser superado por los potenciales efectos beneficiosos de un consumo moderado de alcohol a largo plazo", aseguró Mostofsky. Pero los hallazgos podrían no aplicar a pacientes de ACV grave, agregó.

Para el estudio, que aparece en la edición en línea del 15 de julio de la revista Stroke, el grupo de Mostofsky entrevistó a 390 pacientes a los tres días después de sufrir un ACV. Los pacientes que no podían hablar o estaban demasiado enfermos fueron excluidos del estudio.

En total, catorce pacientes habían bebido en la hora antes de tener un ACV, encontraron los investigadores.

"Encontramos que en comparación con las horas en que no se consumió alcohol, el riesgo relativo de ACV tras el consumo de alcohol era 2.3 veces más alto en la hora tras beber cerveza, vino o licor", apuntó Mostofsky.

"El riesgo relativo fue de 1.6 en la segunda hora tras beber. Para las 24 horas, había una reducción de 30 por ciento en el riesgo", dijo.

Este patrón se sostuvo independientemente del tipo de alcohol consumido, o si los pacientes habían hecho ejercicio antes de sufrir el accidente cerebrovascular. Además, cuando los investigadores excluyeron al paciente que había consumido más de dos bebidas, el patrón continuó.

Este hallazgo podría deberse a los efectos inmediatos del alcohol, que aumenta la presión arterial y hace que las plaquetas sanguíneas se hagan más pegajosas, lo que tal vez aumenta el riesgo de coagulación, señalaron los autores.

Pero beber cantidades reducidas de alcohol parece tener con el tiempo un efecto beneficioso sobre las grasas sanguíneas, y tal vez haga que los vasos sanguíneos sean más flexibles, lo que podría reducir el riesgo de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular, plantearon los investigadores.

El accidente cerebrovascular es la tercera causa principal de muerte, y una importante causa de discapacidad a largo plazo en EE. UU., según la American Heart Association.

El Dr. Larry B. Goldstein, profesor de neurología y director del Centro de accidente cerebrovascular Duke del Centro médico de la Universidad de Duke, así como vocero de la American Heart Association/American Stroke Association, aseguró que "las directrices actuales indican que para las personas que beben, los hombres no deben consumir más de dos bebidas alcohólicas al día, y las mujeres no más de una. Además, las mujeres deben abstenerse durante el embarazo".

La evidencia sugiere que el consumo de alcohol entre leve y moderado en este rango se asocia con una reducción en el riesgo de ACV, pero beber más se asocia con un aumento en dicho riesgo, advirtió.

"Esta nueva investigación sugiere que el riesgo de accidente cerebrovascular podría verse temporalmente aumentado en la primera hora tras beber incluso cantidades reducidas de alcohol. Pero no había suficientes pacientes para determinar si el riesgo variaba dependiendo del tipo de alcohol consumido", apuntó Goldstein.

Añadió que los hallazgos no deben disuadir necesariamente de beber con moderación.

"Para los que consumen alcohol, este aumento temporal en el riesgo debe equilibrarse con la reducción potencial a largo plazo del riesgo con el consumo de leve a moderado", aseguró.

18/10/17

Haga ejercicio, su cerebro se lo agradecerá [18-10-17]


Haga ejercicio, su cerebro se lo agradecerá

  • Mantener el cuerpo activo ayuda a retrasar el deterioro cognitivo
  • Un estudio busca el mecanismo por el que el ejercicio 'protege' de la demencia
  • Al parecer, quienes se mueven tienen niveles más altos de flujo sanguíneo cerebral

Nunca es tarde para empezar a ejercitar los músculos del cuerpo. Un grupo de investigadores recuerda que, además de mantener su físico a punto, también le ayudará a mejorar su memoria y su función cerebral. En vista de los resultados de su último estudio, publicado en 'Journal Frontiers in Aging Neuroscience', animan a la población, sea cual sea su edad, a dar pedales en la bicicleta o a apuntarse a clases de baile.

Aunque en los últimos años la literatura científica ya se ha hecho eco de los beneficios del movimiento corporal en la cognición, aún se desconoce el mecanismo que subyace en dicha asociación. En un intento por descubrirlo, un equipo de expertos de la Universidad de Texas (Dallas, EEUU) ha seguido a 37 adultos sanos y sedentarios (cuyas edades oscilaban entre los 57 y los 75 años). A la mitad de ellos se les sometió a un entrenamiento de ejercicio aeróbico sobre una bicicleta estática o una cinta mecánica para andar. Lo hacían con supervisión durante una hora tres veces por semana durante tres meses.

Además de vigilar su corazón a lo largo del entrenamiento, los investigadores midieron, antes, durante y después del ensayo, su flujo sanguíneo cerebral. Y aquí está el quid que diferencia su trabajo de los anteriores. A través de resonancia magnética pudieron comprobar en los participantes activos, en comparación con los sedentarios, "un aumento de este flujo en una de las regiones clave de la cognición, el área singular anterior", argumenta Sina Aslan, una de las autoras del estudio. Este incremento de flujo sanguíneo "indica mayor actividad neuronal y mayor tasa de metabolismo cerebral".

Quienes hacían deporte mostraron mejores capacidades de memoria y niveles más altos de flujo sanguíneo cerebral en el área singular anterior. Mediante la resonancia magnética, señala Sandra Bond Chapman, responsable de la investigación, "observamos cambios en el cerebro antes de que se vieran avances en la memoria, lo que implica que el flujo de la sangre del cerebro podría posicionarse como un prometedor y sensible indicador de salud cerebral".

Hasta el momento, "no hay estudios tan sofisticados como éste", comenta David Pérez, neurólogo y director de la Fundación del Cerebro de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Es la primera vez que se mide el flujo sanguíneo para ver el posible mecanismo por el que el ejercicio retrasa el deterioro cognitivo. Sin embargo, continúa, habrá que confirmar en futuros trabajos si realmente se trata de una asociación causal o circunstancial. "Quizás este hallazgo no tenga relación con la prevención del deterioro cognitivo que precede al Alzheimer".

En realidad, agrega el especialista español al comentar este estudio, "el área singular anterior no está directamente relacionada con el Alzheimer, pero sí con la motivación. Posiblemente, la persona que hace ejercicio esté más motivada y esto haga que sea más proclive a desarrollar actividades cognitivas y participar en actividades sociales que le ayuden a retrasar el deterioro cognitivo".

No obstante, si definitivamente se confirmase que el ejercicio actúa como 'protector' del deterioro cognitivo a través de esta nueva vía (aumentado el flujo sanguíneo cerebral), no sería la única, puntualiza el neurólogo. "Se ha demostrado que los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, etc.) influyen en el trastorno cognitivo y como el ejercicio controla estos aspectos, también puede mejorar el rendimiento cerebral".

Dados los resultados de este estudio y de trabajos previos, concluye Chapman, "todos los adultos, independientemente de su edad, deberían animarse a hacer ejercicio aeróbico, una de las terapias más beneficiosas y rentables para elevar el rendimiento de la memoria".

13/10/17

Rematar de cabeza, un riesgo para el cerebro y la memoria [13-10-17]


Rematar de cabeza, un riesgo para el cerebro y la memoria

El fútbol es uno de los deportes más populares en todo el mundo. Los jugadores son vistos como ídolos y en algunos casos reciben importantes sumas de dinero por su pericia en el manejo del balón. Pero, ¿podría tener el fútbol algún coste para ellos? Pues según los datos publicados en la revista Radiology, podría depender del número de veces que le den al balón con la cabeza. Michael L. Lipton y sus colaboradores han investigado si existe alguna relación entre golpear de cabeza el balón y la presencia de evidencias subclínicas de daño cerebral traumático.

Un total de 37 jugadores de fútbol amateurs participaron en el estudio, en el que se les pidió que completaran un cuestionario sobre la cantidad de golpes al balón que habían dado con la cabeza en los 12 meses anteriores al test, así como la historia de traumatismos previos. Todos ellos completaron una evaluación de las funciones cognitivas con una batería de test por ordenador y, además, se les realizaron resonancias magnéticas con tensor de difusión, un método que permite analizar la estructura de las fibras de la sustancia blanca cerebral.

Los resultados mostraron que los futbolistas participantes en la investigación habían dado una media de 432 golpes al balón con la cabeza durante el año anterior al estudio. El hecho de propinar cabezazos al balón se asoció con una menor anisotropía fraccional en zonas temporo-occipitales del cerebro, señalando alteraciones en la microestructura de la sustancia blanca cerebral. Este dato, a su vez, se asoció con peores rendimientos en los test de memoria, sobre todo al sobrepasar los 1800 golpes al año. Hacer deporte es generalmente saludable, incluso económicamente rentable para muchos, pero podría no estar exento de riesgos para la salud cognitiva. Cuídate y no olvides entrenar también tu cerebro.

11/10/17

Las hemorragias cerebrales son más comunes entre los fumadores, muestra una investigación [11-10-17]


Las hemorragias cerebrales son más comunes entre los fumadores, muestra una investigación

Abandonar el hábito reduce el riesgo de que un aneurisma reviente, pero no tanto entre los que fuman un paquete al día, halla un estudio

Fumar aumenta grandemente el riesgo de un sangrado cerebral potencialmente letal provocado por la ruptura de un aneurisma, advierte un estudio reciente.

Un aneurisma es un bulto en una arteria debilitada. Si un aneurisma revienta, la sangre se escapa dentro del cerebro. Las probabilidades de sobrevivir a un aneurisma reventado son de alrededor de 50 por ciento, y con frecuencia los supervivientes tienen discapacidades de por vida.

En el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 30 de agosto de la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, los investigadores compararon a 426 personas de Corea del Sur que sufrieron hemorragias cerebrales entre 2002 y 2004 con 426 personas que no sufrieron un sangrado cerebral. La edad promedio de los participantes era de 50 años.

El grupo de hemorragia cerebral tenía un mayor número de fumadores y personas con antecedentes familiares de accidente cerebrovascular e hipertensión. Poco menos del 38 por ciento de los que sufrieron una hemorragia cerebral eran fumadores actuales, frente a poco más de 24 por ciento del grupo de comparación.

Tras tomar en cuenta factores como el peso, la ingesta de sal y los antecedentes familiares de diabetes, los investigadores hallaron que los fumadores tenían casi tres veces más probabilidades de sufrir una hemorragia cerebral que los no fumadores. Mientras más tiempo y más cantidad fumaba una persona, mayor era su riesgo de hemorragia cerebral.

En general, dejar de fumar reducía el riesgo de hemorragia cerebral en 59 por ciento tras cinco o más años, llevando el riesgo al nivel de los no fumadores. Pero los ex fumadores empedernidos (20 o más cigarrillos al día) seguían teniendo más del doble de probabilidades de sufrir una hemorragia cerebral que las personas que nunca habían fumado.

Fumar provoca efectos a corto plazo como un espesamiento de la sangre y un aumento de la presión arterial, y ambas cosas aumentan el riesgo de sangrado cerebral. Esos efectos se pueden revertir dejando de fumar, explicaron el Dr. Chi Kyung Kim, del departamento de neurología del Hospital de la Universidad Nacional de Seúl, y colegas.

Pero fumar también provoca cambios permanentes en la estructura de las paredes de las arterias, y esos cambios podrían ser más pronunciados entre los fumadores empedernidos, señalaron los autores en un comunicado de prensa de la revista.

El estudio reveló una relación entre fumar y el riesgo de hemorragia cerebral, pero no probó causalidad.
 

24/7/17

Cuanto más tiempo pasamos despiertos, más lentos somos [24-7-17]


Cuanto más tiempo pasamos despiertos, más lentos somos

Un estudio realizado por científicos del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH) de Boston revela que la falta de sueño nos vuelve más lentos, incluso si no nos sentimos físicamente cansados. Concretamente, según explican la neurocientífica Jeanne F. Duffy y sus colegas en el último número de la revista The Journal of Vision, dormir solamente entre cinco y seis horas cada noche puede afectar negativamente al desempeño tareas visuales complejas implicadas en trabajos como el control de tráfico aéreo o la revisión de equipajes de pasajeros en estaciones de tren y aeropuertos. “Este tipo de trabajos exige codificar datos en la memoria, procesar abundante información visual y tomar decisiones constantemente a partir de la información, todo ello de manera rápida y repetida”, aclaran los investigadores. En sus experimentos demostraron que cuantas más horas pasamos despiertos más lentos somos desempeñando este tipo de actividades. Por otro lado, cuando dormimos poco, a medida que transcurren las horas de vigilia nos cuesta más identificar qué parte de la información que percibimos es relevante. Y a esto se suma que durante la noche el “exceso de lentitud” se agrava, según concluyen los científicos.

17/7/17

Así afectan al cerebro los videojuegos

Así afectan al cerebro los videojuegos


¿El efecto en el cerebro de jugar a videojuegos es positivo o negativo? Examinamos las evidencias científicas.

muyinteresante.es

Las ventas de videojuegos siguen aumentando año tras año. En 2016, la industria de videojuegos vendió más de 24.500 millones de juegos (en 2015 fueron 23.200 millones). Entre ellos, los géneros de acción y aventura se llevan los mayores porcentajes de ventas, con juegos como Call of Duty, Grand Theft Auto o Battlefield.

Y es que los videojuegos representan una forma de entretenimiento muy popular entre todos los públicos. Millones de personas se divierten con videojuegos cada día, siendo el jugador promedio un adulto de más de 30 años de edad. Para los más jóvenes, los padres creen que los videojuegos tienen una influencia positiva en la vida de sus hijos. ¿Es así?


¿Hay consenso en la comunidad científica?

Un equipo de científicos de la Universidad Oberta de Cataluña (España) y del Hospital General de Massachusetts de Boston (EE. UU.), ha realizado un análisis sistemático de 116 estudios científicos distintos respecto a la influencia de los videojuegos en nuestro comportamiento y nuestro cerebro y que recoge la revista Frontiers in Human Neuroscience.

Los resultados de los estudios indican que jugar videojuegos no solo cambia el funcionamiento de nuestro cerebro, sino también su estructura, pues se producen cambios en muchas regiones del mismo.

 
Los videojuegos mejoran la atención


Los estudios incluidos en la revisión muestran que los jugadores muestran mejoras en varios tipos de atención, incluyendo la atención sostenida y la selectiva. Además, las regiones del cerebro que juegan un papel clave en la atención son más eficientes en las personas que juegan a videojuegos en comparación con los no jugadores, y requieren menos activación para mantenerse concentrados en tareas exigentes.


Los videojuegos aumentan el tamaño del cerebro


La evidencia científica también demuestra que jugar videojuegos aumenta el tamaño y el desempeño de partes del cerebro responsables de las habilidades visoespaciales -la capacidad para representar, analizar y manipular objetos mentalmente- . Concretamente, el hipocampo derecho.


Los videojuegos pueden crear adicción


En la parte negativa, los videojuegos pueden generar adicción. En los adictos al juego, existen alteraciones funcionales y estructurales en el sistema de recompensas neuronales -estructuras asociadas al placer, el aprendizaje y la motivación-. Pero, tal y como expresan los autores del estudio, "estos efectos no siempre se traducen en cambios en la vida real".

"Es probable que los videojuegos tengan aspectos positivos (en la atención, visuales y motrices) y negativos (riesgo de adicción), y es esencial que aceptemos esta complejidad", continúa Palaus.


Videojuegos en 3D


Otros estudio publicado en la revista Nature y desarrollado por científicos de la Universidad de California en San Francisco (EE. UU.) encontró que el uso del videojuego 3-D diseñado específicamente para el estudio mejoró el rendimiento cognitivo en adultos mayores e invirtió algunos de los efectos adversos en el cerebro asociados con el envejecimiento.

"Este hallazgo es un ejemplo poderoso de la plasticidad del cerebro. Es alentador que incluso un poco de entrenamiento cerebral pueda revertir parte de la disminución cerebral que ocurre con la edad", explica Adam Gazzaley, líder del trabajo.

En resumen, el efecto de los videojuegos en el cerebro es un nuevo campo de investigación que necesita seguir explorándose. Es probable que aún estemos arañando la superficie de su potencial como herramienta para mejorar la capacidad cognitiva y la prevención de trastornos cognitivos.