24/7/17

Cuanto más tiempo pasamos despiertos, más lentos somos [24-7-17]


Cuanto más tiempo pasamos despiertos, más lentos somos

Un estudio realizado por científicos del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH) de Boston revela que la falta de sueño nos vuelve más lentos, incluso si no nos sentimos físicamente cansados. Concretamente, según explican la neurocientífica Jeanne F. Duffy y sus colegas en el último número de la revista The Journal of Vision, dormir solamente entre cinco y seis horas cada noche puede afectar negativamente al desempeño tareas visuales complejas implicadas en trabajos como el control de tráfico aéreo o la revisión de equipajes de pasajeros en estaciones de tren y aeropuertos. “Este tipo de trabajos exige codificar datos en la memoria, procesar abundante información visual y tomar decisiones constantemente a partir de la información, todo ello de manera rápida y repetida”, aclaran los investigadores. En sus experimentos demostraron que cuantas más horas pasamos despiertos más lentos somos desempeñando este tipo de actividades. Por otro lado, cuando dormimos poco, a medida que transcurren las horas de vigilia nos cuesta más identificar qué parte de la información que percibimos es relevante. Y a esto se suma que durante la noche el “exceso de lentitud” se agrava, según concluyen los científicos.

17/7/17

Así afectan al cerebro los videojuegos

Así afectan al cerebro los videojuegos


¿El efecto en el cerebro de jugar a videojuegos es positivo o negativo? Examinamos las evidencias científicas.

muyinteresante.es

Las ventas de videojuegos siguen aumentando año tras año. En 2016, la industria de videojuegos vendió más de 24.500 millones de juegos (en 2015 fueron 23.200 millones). Entre ellos, los géneros de acción y aventura se llevan los mayores porcentajes de ventas, con juegos como Call of Duty, Grand Theft Auto o Battlefield.

Y es que los videojuegos representan una forma de entretenimiento muy popular entre todos los públicos. Millones de personas se divierten con videojuegos cada día, siendo el jugador promedio un adulto de más de 30 años de edad. Para los más jóvenes, los padres creen que los videojuegos tienen una influencia positiva en la vida de sus hijos. ¿Es así?


¿Hay consenso en la comunidad científica?

Un equipo de científicos de la Universidad Oberta de Cataluña (España) y del Hospital General de Massachusetts de Boston (EE. UU.), ha realizado un análisis sistemático de 116 estudios científicos distintos respecto a la influencia de los videojuegos en nuestro comportamiento y nuestro cerebro y que recoge la revista Frontiers in Human Neuroscience.

Los resultados de los estudios indican que jugar videojuegos no solo cambia el funcionamiento de nuestro cerebro, sino también su estructura, pues se producen cambios en muchas regiones del mismo.

 
Los videojuegos mejoran la atención


Los estudios incluidos en la revisión muestran que los jugadores muestran mejoras en varios tipos de atención, incluyendo la atención sostenida y la selectiva. Además, las regiones del cerebro que juegan un papel clave en la atención son más eficientes en las personas que juegan a videojuegos en comparación con los no jugadores, y requieren menos activación para mantenerse concentrados en tareas exigentes.


Los videojuegos aumentan el tamaño del cerebro


La evidencia científica también demuestra que jugar videojuegos aumenta el tamaño y el desempeño de partes del cerebro responsables de las habilidades visoespaciales -la capacidad para representar, analizar y manipular objetos mentalmente- . Concretamente, el hipocampo derecho.


Los videojuegos pueden crear adicción


En la parte negativa, los videojuegos pueden generar adicción. En los adictos al juego, existen alteraciones funcionales y estructurales en el sistema de recompensas neuronales -estructuras asociadas al placer, el aprendizaje y la motivación-. Pero, tal y como expresan los autores del estudio, "estos efectos no siempre se traducen en cambios en la vida real".

"Es probable que los videojuegos tengan aspectos positivos (en la atención, visuales y motrices) y negativos (riesgo de adicción), y es esencial que aceptemos esta complejidad", continúa Palaus.


Videojuegos en 3D


Otros estudio publicado en la revista Nature y desarrollado por científicos de la Universidad de California en San Francisco (EE. UU.) encontró que el uso del videojuego 3-D diseñado específicamente para el estudio mejoró el rendimiento cognitivo en adultos mayores e invirtió algunos de los efectos adversos en el cerebro asociados con el envejecimiento.

"Este hallazgo es un ejemplo poderoso de la plasticidad del cerebro. Es alentador que incluso un poco de entrenamiento cerebral pueda revertir parte de la disminución cerebral que ocurre con la edad", explica Adam Gazzaley, líder del trabajo.

En resumen, el efecto de los videojuegos en el cerebro es un nuevo campo de investigación que necesita seguir explorándose. Es probable que aún estemos arañando la superficie de su potencial como herramienta para mejorar la capacidad cognitiva y la prevención de trastornos cognitivos.

21/5/17

Sugieren evitar ciertos alimentos para combatir migrañas [21-5-17]


Sugieren evitar ciertos alimentos para combatir migrañas

Según afirmaron médicos y expertos, existen ciertos alimentos que pueden intensificar ese trastorno. Los pacientes que lo padezcan deben seguir un plan alimenticio determinado.

Según un estudio del Grupo de Trabajo de Cefaleas de la Sociedad Neurológica Argentina (SNA), las personas que sean susceptibles a sufrir migrañas deben concretar las cuatro comidas diarias establecidas y evitar ciertos alimentos que causan el trastorno.

Al mismo tiempo, el informe añadió que los pacientes que sufren de dolor de cabeza deben seguir un plan alimenticio, ya que una dieta saludable igualmente puede contener sustancias capaces de desencadenar migrañas.

"Los malos hábitos alimenticios como el ayuno pueden desatar una crisis migrañosa que durante el día dificultará las tareas, incluso llegar a anularlas deteriorando la calidad de vida" afirmó el neurólogo Pablo Schubaroff, integrante de la SNA.

En ese sentido, precisó que "el ayuno es aludido por el 40% de las personas como causante de dolor de cabeza y un 20% reconoce a un factor alimentario como disparador del dolor de cabeza".

Por su parte, el profesional señaló que para las personas con dolores de cabeza frecuente "es recomendable que dentro de los lácteos elijan quesos descremados o enteros que sean blandos o untables, la leche fluida o en polvo y evitar los quesos duros, el yoghurt y la leche chocolatada".

Schubaroff insistió que "es importante que quienes sufren migrañas cumplan las cuatro comidas diarias y si se incluye carnes, evitar los embutidos y congelados".

En cuanto a los vegetales y frutas, recomendó "evitar el tomate, la espinaca, la acelga, la banana, los cítricos, el kiwi y la frutilla y optar por zapallitos, lechuga, berenjena, coliflor, papa y ahora en el verano aprovechar la época de durazno, damascos, ciruelas, ananá, sandía y melón".

“Las bebidas alcohólicas pueden actuar como desencadenante de grandes crisis migrañosas, tanto inmediatas por consumo abusivo o al día siguiente de la ingesta, bajo lo que se conoce como resaca", apuntó Schubaroff.

Por eso, consideró que "hay que evitar consumir ciertos alimentos cuando se sufre de dolor de cabeza y seguir un plan sano, de acuerdo con las indicaciones médicas según la asiduidad de las migrañas".

16/5/17

A mayor tamaño de cerebro, más autocontrol [16-5-17]

 
A mayor tamaño de cerebro, más autocontrol

Esta es la conclusión de un estudio liderado por la Universidad de Duke (EEUU) basada en la capacidad de resistir el impulso de hacer algo que nos resulta tentador pero contraproducente, es decir, el autocontrol.

El equipo de investigadores analizó la capacidad de autocontrol de 567 animales de 36 especies diferentes a través de diferentes pruebas. La primera, constaba de un cilindro opaco del que los animales tenían que recuperar un trozo de comida guardado en su interior. Tras resolver esta tarea con éxito, cambiaron el cilindro opaco por uno transparente, con lo que éstos podían ver la comida en su interior y tenían que resistirse a la tentación de lanzarse directamente al alimento, con lo que chocarían con el cilindro.

Según el examen de los resultados, los grandes simios, como orangutanes o chimpancés fueron los que mejor realizaron los experimentos, mientras que los más pequeños como los monos ardilla, obtuvieron los peores resultados.

“Independientemente del tamaño de su cuerpo, a las especies con cerebros más grandes les fue mejor en las tareas de autocontrol que les planteamos”, afirma Evan L. MacLean, líder del estudio.

El trabajo, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), concluye, por tanto, que las especies con cerebros más grandes tienen más autocontrol que las especies con cerebros pequeños.

24/4/17

MEDITACIÓN PARA MEJORAR LA INTELIGENCIA

MEDITACIÓN PARA MEJORAR LA INTELIGENCIA

Con tan solo media hora de meditación diaria, tu cerebro se volverá mucho más inteligente.

¿Sabías que las neuronas pueden volver a nacer? Claro que es posible.

Avances científicos han comprobado que la muerte de las células nerviosas y neuronas pueden volver a regenerarse. Esto tiene el nombre de Neurogénesis.

La Neurogénesis es la formación de nuevas células gliales y neuronas, o sea nuevas células cerebrales. Antiguamente se creía que este proceso solo era en las primeras etapas del desarrollo cognitivo, pero al final del siglo XX, investigaciones dan la evidencia que en algunas partes del cerebro esta neurogénesis también se hace efectiva en la edad adulta.

Se puede favorecer y estimular la generación de nuevas células cerebrales, si realizamos cotidianamente acciones sencillas.

En la edad adulta esta neurogénesis es una contribución para prevenir enfermedades neurodegenerativas y también para incrementar en áreas del cerebro el rendimiento cognitiva.

Te damos algunas técnicas para que estas nuevas neuronas se estimulen:

– Dieta baja en calorías:

Al no consumir tantas calorías, se regeneran nuevas células cerebrales. El estrés se genera al no cumplir con los requerimientos energéticos del organismo, estimula al cerebro y ayuda favoreciendo al nacimiento de neuronas, además una alimentación correcta es muy necesaria para el buen rendimiento cerebral.

-Ejercicio físico:

Tener un ejercicio físico a lo largo de toda la vida, es una de las formas más estudiadas y conocidas para estimular la neurogénesis adulta.

Según científicos salir a correr, trotar o andar en bicicleta es lo mejor para la estimulación de la neurogénesis. Además sirve para activar nuestra inteligencia.


-La meditación:

No solo trae beneficios psicológicos y emocionales, sino que también cambia nuestra estructura cerebral.

La meditación ayuda a ser más inteligente. Esto se trata de tener más habilidad para mantener la concentración, controlar el estrés y ansiedad y aumentar la inteligencia emocional.

Se descubrió que la meditación cambia efectivamente la estructura del cerebro.


-Tomar té verde, comer pescado, arándanos y cúrcuma:


Son alimentos que poseen comprobadas propiedades neuroestimulantes.


-Chocolate, vino y maní:

El chocolate de buena calidad que contiene cacao puro posee flavonoles que es una molécula que reactiva la actividad neuronal del hipocampo, en donde nace la
construcción de los recuerdos.

El chocolate no debe ser tan procesado, ya que se destruyen los flavonoles llevando a la pérdida de memoria relacionada con la edad y no con algún tipo de enfermedad neurodegenerativa.

El vino es un antioxidante natural que mejora y favorece la circulación de la sangre, junto con el maní.

Actualmente científicos descubrieron un compuesto antioxidante llamado resveratrol que potencia la actividad neuronal en el hipocampo, como los flavonoles del cacao, que está en el maní y las uvas.

El resveratrol combate afortunadamente la pérdida de memoria que se relaciona con enfermedades como Alzheimer. También este compuesto puede estar presente en moras, frambuesas y arándanos.

Por supuesto que esto debes consumirlo en forma equilibrada y no en exceso.



16/4/17

El optimismo podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular [16-4-17]


El optimismo podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular

Un estudio de dos años halló que los más optimistas eran los menos propensos a sufrir un ACV


Mientras más optimista sea, menos probable es que sufra un accidente cerebrovascular (ACV), sugiere un estudio reciente.

"El optimismo protege del ACV", aseguró el investigador Eric Kim, estudiante doctoral de la Universidad de Michigan. Aunque no se trata de una relación causal, Kim y colegas hallaron una asociación significativa.

El hallazgo aparece en la edición en línea del 21 de julio de la revista Stroke.

Kim señaló que la posible protección contra los ACV alarga la lista de beneficios de salud relacionados con el optimismo. Varios estudios ya han hallado que las personas más optimistas tienen un sistema inmunitario más saludable, se sanan más rápido de las heridas, tienen un menor riesgo de enfermedad cardiaca y otros beneficios, señaló.

Para el nuevo estudio, Kim y colegas observaron datos del Estudio de salud y jubilación. Se trata de una muestra nacionalmente representativa de adultos de EE. UU. mayores de 50 años.

El equipo estudió los resultados de pruebas estándares de optimismo para 6,044 hombres y mujeres. Al inicio del estudio, ninguno había sufrido un accidente cerebrovascular. La puntuación de optimismo se basó en una escala de 16 puntos. Los participantes autoevaluaron su salud, y el equipo les dio seguimiento durante dos años. Hubo 88 casos de ACV en el periodo de seguimiento.

Tras ajustar por la edad, cada aumento de una unidad en la puntuación de optimismo redujo el riesgo de ACV en alrededor de nueve por ciento, dijo Kim.

Los investigadores también ajustaron por otros factores como tabaquismo, uso de alcohol, raza, sexo, estado civil, presión arterial, enfermedades crónicas, enfermedad mental, índice de masa corporal y nivel de actividad física. Hallaron que la asociación entre el optimismo y un menor riesgo de ACV seguía siendo robusta.

¿Cómo se explica esa asociación? Una posibilidad es que los que esperan las mejores cosas de la vida toman medidas para fomentar su salud, apuntó Kim.

Otra posibilidad es un efecto biológico, señaló. "Creemos que el optimismo puede impactar el funcionamiento de forma similar que la depresión", planteó.

Un estudio distinto de investigadores finlandeses halló una relación entre un pesimismo bajo y un menor riesgo de ACV, pero no entre el optimismo y el ACV. Kim espera seguir su investigación, e incluir un enfoque sobre lo que impulsa la relación entre el optimismo y un menor riesgo de ACV.

El estudio recibió financiación parcial del Pioneer Portfolio de la Robert Wood Johnson Foundation a través del Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pensilvania.

El Dr. Martin Seligman, que dirige el centro e investiga el optimismo hace mucho tiempo, asegura que el hallazgo reciente es "un nuevo descubrimiento importante".

Dijo que ya se ha relacionado el optimismo con protección contra los ataques cardiacos.

"Dado que el optimismo es algo que puede enseñarse, esto implica que un ensayo que enseñe optimismo a los pesimistas en riesgo de accidente cerebrovascular podría ser realmente beneficioso para la salud pública", aseguró.

Hermann Nabi, otro experto del Instituto Nacional de Investigación en Salud y Médica de Francia, ha estudiado el pesimismo y el riesgo de ACV.

Dijo que los resultados eran interesantes pero también notó algunas limitaciones, como los antecedentes autorreportados de ACV y el seguimiento limitado. Aún así, asegura que los nuevos hallazgos son "una contribución importante a esta línea de investigación".

Kim enfatizó que definitivamente se puede aprender optimismo.

¿Cómo definir el optimismo? "El optimismo no se limita a la falta de ansiedad o depresión", señaló Kim. Una persona que busca ayuda por ansiedad o depresión puede pasar de un menos diez a cero o neutral en una escala, apuntó.

"El optimismo puede llevarle a las cifras positivas", dijo.

19/3/17

Dieta para su mente [19-3-17]


Dieta para su mente

Comer más pescado, vegetales y aceite de oliva disminuye el ritmo de deterioro de su intelecto.

La dieta mediterránea -que enfatiza en la ingestión de vegetales, pescado y aceite de oliva y cantidades moderadas de vino- podría estar asociada a un menor deterioro mental en los adultos mayores.

Algunos estudios han sugerido que la dieta tiene un impacto positivo en el cerebro, pero no presentaban una evidencia fuerte. Un nuevo informe analiza los datos de un estudio longitudinal que se hace con 3,790 residentes de Chicago, de 65 años o más, que comenzó en 1993 y que se llama Chicago Health and Aging Proyect.

Los investigadores midieron la agudeza mental de los participantes en intervalos de tres años y evaluaron su grado de apego a la dieta mediterránea utilizando una escala de 55 puntos.

Las puntuaciones más altas fueron asociadas con tasas más bajas de deterioro mental, incluso luego de controlar factores como el consumo de tabaco, la educación, la obesidad, y la hipertensión.

El investigador principal y profesor asociado de nutrición en el Rush Medical College, de Chicago, dijo que el nivel de apego a dicho régimen alimentario hacía una gran diferencia. Los participantes que obtuvieron las puntuaciones más altas en la escala de evaluación tenían un nivel cognitivo como el de personas dos años menores que el de aquellos que obtuvieron las puntuaciones más bajas.

El estudio, publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, tiene un alto grado de validez por el diseño de la investigación, la cantidad de personas que participaron y el formulario validado sobre el régimen alimenticio.

16/3/17

El cerebro fija en la memoria mientras duerme la información que recibe durante el día [16-3-17]


El cerebro fija en la memoria mientras duerme la información que recibe durante el día

Nuestro cerebro acumula información durante el día pero, ¿cómo la registra en nuestra memoria? ¿Qué hace que esta memoria perdure en el tiempo? Uno de los mecanismos principales es la consolidación de la memoria. De todo lo que vemos o aprendemos durante el día, el cerebro filtra qué olvidaremos y qué recordaremos.

Según la literatura científica, el momento óptimo para esta consolidación es mientras dormimos. Y se produce gracias a la reactivación de la información.

Ahora, investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), de la Universidad de Barcelona y del Hospital de Bellvitge han demostrado por primera vez en humanos el papel clave del hipocampo –estructura cerebral relacionada con la memoria– en los procesos de reactivación y consolidación de la memoria.

El estudio se ha realizado en pacientes de un tipo de epilepsia que se caracteriza por una atrofia y alteración de las neuronas del hipocampo. Esta alteración puede ser en uno de los dos hipocampos (epilepsia unilateral) o en ambos (bilateral).

Así, mientras los pacientes estaban ingresados antes de ser operados se les realizó una prueba para ver si la reactivación durante el sueño de la información recibida durante el día producía beneficios en la consolidación de la memoria.

Cómo se realizó el test


"Antes de ir a dormir se les presentaba una serie de parejas de sonidos e imágenes (por ejemplo, un aplauso correspondía a la imagen de una mesa), y se les pedía que se aprendieran las parejas asociadas. Durante la noche, en una fase profunda del sueño, se les repetía la mitad de los sonidos aprendidos y a primera hora de la mañana se les preguntaba por las asociaciones”, explica Luis Fuentemilla, coordinador del estudio.

En el grupo control –sin daños en el hipocampo– y en los pacientes con epilepsia unilateral –con solo uno de los hipocampos dañados– se observó que recordaban mejor las asociaciones que se habían reactivado durante la noche. En cambio, en los pacientes que tenían los dos hipocampos dañados no tenían ningún beneficio.

"Esta es la prueba que demuestra el papel clave que juega el hipocampo en el reactivación y consolidación de la memoria", subraya Fuentemilla. Para los autores, este descubrimiento podría servir para experimentar con terapias que incluyan la reactivación de la memoria durante el sueño en pacientes con lesiones cerebrales, pero también podría abrir una nueva línea de investigación sobre cuáles son los mecanismos neuronales que sirven para fijar lo que aprendemos.
 

22/2/17

El entrenamiento musical podría ayudar a mantener el cerebro sano al envejecer [22-2-17]


El entrenamiento musical podría ayudar a mantener el cerebro sano al envejecer

Un estudio muestra que a las personas mayores que tenían el mayor grado de experiencia musical obtuvieron las puntuaciones más altas en pruebas cognitivas


Las lecciones de música podrían ayudar a mantener al cerebro sano a medida que la gente envejece, según sugiere un estudio reciente.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas distribuyeron a 70 adultos sanos de entre 60 y 83 años de edad en tres o más grupos según su experiencia musical, sin entrenamiento en música, entre uno y nueve años de lecciones de música y al menos diez años de estudios musicales.

Más de la mitad de los que tenían experiencia musical estudió piano, alrededor de una cuarta parte tocaba instrumentos de viento como la flauta o el clarinete, y los demás tocaban instrumentos de cuerda, percusión o de metal.

Los participantes, que tenían niveles similares de forma física y educación, y no sufrían de alzhéimer, se sometieron a varias pruebas cognitivas. A los que tenían la mayor experiencia musical les fue mejor en las pruebas de agudeza mental, seguidos por los que tenían menos estudios musicales y los que nunca tomaron lecciones de música.

En comparación con los que no eran músicos, las personas que tenían un alto nivel de experiencia musical tuvieron puntuaciones mucho mayores en las pruebas cognitivas, entre ellas las que se relacionaban con la memoria visual espacial, nombrar objetos y la capacidad del cerebro de adaptarse a información nueva (flexibilidad cognitiva).

Los beneficios de los estudios musicales siguieron siendo obvios incluso en aquellos que ya no tocaban un instrumento, señalaron los investigadores.

El estudio aparece en línea en la revista Neuropsychology.

"La actividad musical durante toda la vida podría servir como un ejercicio cognitivo desafiante, haciendo que el cerebro esté en mejor forma y sea más capaz de incorporar los desafíos del envejecimiento", afirmó en un comunicado de prensa la investigadora líder Brenda Hanna-Pladdy.

Hanna-Plady, ahora profesora asistente de neurología en la facultad de medicina de la Universidad Emory, añadió que "dado que estudiar un instrumento requiere de años de práctica y aprendizaje, quizás cree conexiones alternativas en el cerebro que podrían compensar por los declives cognitivos cuando envejecemos".

19/2/17

El cerebro también canturrea sus melodías preferidas [19-2-17]


El cerebro también canturrea sus melodías preferidas

El ritmo de las neuronas. La música es llave de la memoria, la emoción y la inteligencia.


Nos habrá pasado algún día, seguramente, escuchar en la radio una vieja canción de nuestra infancia y que eso nos retrotraiga a los albores de nuestra vida como una película que empieza a pasar de nuevo por la mente. O pasear por algún lugar remoto del extranjero y que sea cierta música la que despierte la melancolía por el lugar de donde somos .

¿Qué cualidad tiene entonces la música que parece actuar, en muchos casos, como llave que moviliza mecanismos como la memoria, la emoción, la inteligencia humana ? Aunque los neurocientíficos recién están empezando a descubrir cómo nuestros cerebros procesan la música, existe evidencia de activación compleja y generalizada en muchas áreas del cerebro cuando uno toca, escucha o se imagina mentalmente música.

El cerebro es modificado por la música y la exposición a la música podría aumentar el funcionamiento emocional y cognitivo.

Un estudio reciente publicado en la prestigiosa revista Nature Neuroscience demostró, por primera vez, que escuchar música libera la misma sustancia química en el cerebro que la comida, el sexo e, incluso, las drogas : la dopamina . Esta molécula está muy fuertemente vinculada a los circuitos de recompensa en nuestro sistema nervioso.

Para evaluar el mecanismo biológico detrás de una experiencia musical agradable, el equipo utilizó neuroimágenes funcionales (que nos permiten ir visualizando, en tiempo real, qué áreas del cerebro se activan frente a distintos estímulos) y captar cambios en la temperatura corporal, la conductividad de la piel, la frecuencia cardíaca y la respiración, que los participantes sentían en respuesta a sus canciones favoritas.

Los investigadores encontraron que la dopamina se libera en dos áreas del cerebro: en primer lugar, en anticipación a un pico musical, en el núcleo caudado , clave en el aprendizaje y la memoria; a continuación, durante la experiencia máxima, en el núcleo accumbens , un sitio clave de las vías de recompensa y el placer. Nuestra experiencia con la música también puede variar los patrones de actividad en nuestro cerebro.

Otra cuestión relevante es pensar los mecanismos que se activan para la ejecución musical . En músicos expertos existe una mayor densidad de conexiones entre distintas estructuras del cerebro, a fin de afianzar la coordinación, por ejemplo, de las secuencias motoras necesarias para tocar un instrumento. Esta capacidad del cerebro de ir reorganizándose para alimentar la alta demanda de actividad musical es crucial también porque permite pensar en la utilización de la música para la rehabilitación .

De hecho, investigadores de la Universidad de Harvard han entrenado con ciertos tonos musicales a pacientes que habían sufrido un accidente cerebrovascular, que había afectado su capacidad para comunicarse de manera oral. Observaron que, tras un intenso entrenamiento, se habían remodelado las áreas “sanas” para compensar la falta de funcionamiento de las áreas afectadas por el accidente.

Estas reflexiones nos permiten reconsiderar la simple y reiterada definición que da cuenta de que la música es un arte que combina mucho más que los sonidos.